Las mejores posiciones de yoga para embarazadas

                           yoga 2yoga 1

(Autor invitado)

Empecé a practicar yoga hace un año y, desde entonces, tanto mi mente como mi cuerpo han mejorado notablemente. No se trata de algo tangible, de algo que salte a la vista, pues en ningún caso he desarrollado unos brazos fortalecidos que mis amigos puedan adular (aunque sí es cierto que están más definidos y tengo más de fuerza). Pero es que el yoga no se trata de un deporte, sino de una actividad que activa tanto tu cuerpo como tu mente.

Desde hace un año me siento más relajada, sin problemas de espalda (y para cuando los tengo tras una larga jornada delante del ordenador he aprendido una sucesión de posturas —lo que no me ocupa más de veinte minutos— con las que destensar), además de que he aprendido a no castigar mi cuerpo con marañas mentales. Digamos… que de pronto me siento más conectada a mis sentidos, a mi cuerpo y a mis pensamientos.

Pero yo no había venido a hablar sobre cómo el yoga ha cambiado mi vida, sino a cómo beneficia a las embarazadas. No puedo hablar en primera persona, pero sí puedo empatizar con la descarga que puede suponer la práctica de yoga a una mujer repleta de hormonas y un bebé creciendo en su interior.

El primer beneficio que aporta a las embarazadas es el aprender a respirar aun estando en posturas que en principio pueden parecer imposibles. Pero, claro, una clase normal de esta práctica puede no estar indicada para una embarazada, pues algunas asanas (posturas) no son posibles de llevar a cabo (sobre todo en los meses más avanzados de la gestación). Así que lo ideal es acudir a aulas específicas, pero no quiero que te vayas sin conocer algunas de las mejores posiciones de yoga para embarazadas:

  • Vakrasana: hay que sentarse erguida y con las piernas estiradas hacia delante. Al inhalar hay que levantar los brazos a la altura de los hombros y con las palmas hacia abajo (es decir, con nuestros brazos en cruz). Acto seguido giraremos el cuerpo, con los brazos acompañando el movimiento, mientras exhalamos. De nuevo, inhalaremos para volver a la posición central. No te olvides de repetir varias veces hacia ambos lados.

yoga 3

 

  • Bhadrasana: sentadas de nuevo y con las piernas estiradas, doblamos nuestro centro por la cadera hasta conseguir llegar con las manos lo más lejos posible. Mantenemos unos segundos y volvemos. No es necesario tratar de “romperse” por llegar hasta los pies, el yoga no consiste en eso, pues estarás haciendo el mismo ejercicio situándote en tu propio límite (que puede ser las rodillas o los muslos). No mires hacia tus compañeras y concéntrate en ti.

 

yoga 4

 

  • Utkatasana: esta postura exige estar de pie, con los pies ligeramente separados y paralelos entre sí. La primera parte consiste en inhalar lentamente y levantar los talones y los brazos a la altura de los hombros. A continuación tendremos que exhalar lentamente y sentarnos de cuclillas (recuerda que los talones siguen levantados). Mantenemos. Después, inhalamos, nos levantamos, bajamos los talones y los brazos y volvemos a la postura inicial.

 

yoga 5         yoga 6

  • Yastikasana: tumbada de espaldas, estira las piernas y mantén los pies mirando hacia arriba. Los brazos deberán estar extendidos, en cruz con respecto al cuerpo, y a la altura de los hombros. Inhalamos y levantamos y estiramos los brazos; al exhalar, se bajan. Repite varias veces.

yoga 7

 

 

  • Postura del muerto: esta es una postura más reflexiva. Túmbate mirando hacia el techo y con las extremidades separadas del cuerpo (bastante; digamos que tienes que estar como… rendida en el suelo). Tómate un momento para ser consciente de cada parte de tu cuerpo, pero sin moverlas. Después de un rato, empieza a mover ligeramente los dedos hasta llegar a los miembros y la cabeza. A continuación, rota hacia un lado y adopta la postura fetal durante un momento. Es recomendable crear un ambiente calmado, silencioso y con poca claridad para llevar este asana a cabo. También puedes poner música. Esta postura es ideal para terminar una sesión de yoga.

yoga 9 yoga 8

 

¿Qué te ha parecido la sesión de yoga? Acudir a clases presenciales es la mejor manera de realizar prácticas adecuadas sin daño alguno. De todos modos, optar por visualizar vídeos también es un buen modo de hacer yoga. Y sé feliz.

Por favor, deja un comentario y suscríbete a la lista de correo!

 

Resumen
Nombre del artículo
Yoga para embarazadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies